top of page

Vinos para compartir

"Dime con quién comes y te diré qué bebes”. Los momentos para tomar vino influyen demasiado sobre quiénes son tus compañeros de copas. En InfoGourmet hicimos una selección para compartir... según la compañía.

No es lo mismo el vino del asado que el de una cita romántica; la botella para compartir con “los’pibe” que con “el viejo”. Los momentos y las compañías son factores fundamentales para saber elegir un buen vino… y no gastar de más (o de menos).

El asado del reencuentro

Y de repente, la función “Un día como hoy” de Facebook nos recuerda que hace dos años uno subió una foto con los compañeros de primaria. Y al compartirla nuevamente, comenzaron los comentarios de que pelados están unos, que gordos otros y de lo bien que le vinieron los años a alguna. Y así, de la red social pasaron al grupo de WhatsApp: 328 mensajes hasta que uno dijo “che, ¿si hacemos un asado?”. Y acá comienza una nueva pregunta: ¿qué vino llevamos?

La importancia de este tipo de asado no será nunca ni la carne ni las bebidas, sino el reencuentro en sí. Para este momento es bueno saber que el vino pasará a un segundo plano, pero al mismo tiempo será muy observado para saber cuánto se jugó cada uno. La opción que no falla es ir por una marca conocida, con renombre. Un Altos del Plata Cabernet Sauvignon suma mucho: es un vino fácil de beber y con una amabilidad en boca que sorprenderá a muchos por tratarse de un Cabernet Sauvignon. Un gran punto a favor de este vino: Tiene un precio accesible (y dicen que más en los chinos, rumores...).

Precio: $108

Descorche de sábado por la tarde

¡Que lindas son las 19 horas del sábado! Ese horario en el que ya descansamos de toda la semana y todavía nos queda tiempo para sólo pensar en el disfrute del finde sin preocuparse por el lunes que vendrá. Según dirían “los tanos”, es la hora del vermú. Cortamos un quesito que encontramos en la heladera, un poquito de aceite de oliva y pimentón y ya comenzamos a saborear en la memoria ese blanco que teníamos bien guardado.

Dijimos que era momento de un blanco, pero también hay que pensar que llegó el invierno, no puede ser cualquiera. Un buen “Chardo” tiene toda la potencia de un tinto ligero (y a veces más). La elección es un Punto Final Chardonnay Reserva de Bodega Renacer. Un vino con cuerpo presencia, pero con toda la elegancia y presencia de las cepa blanca más consumida del mundo.

Precio: $180

Para compartir con tu viejo

¡Bebedor exigente si los hay! Aunque tal vez no tanto por lo él mismo, sino porque uno lo quiere agasajar queriendo encontrar un vino que tenga algo para contar, que no sea tan solo una botella más sobre la mesa o que, otro día charlando, esa botella sea el disparador de un lindo recuerdo.