¿Cuál es el origen de la sopa?


Primero fue el caldo, luego la sopa y su origen se remonta al Paleolítico. Un informe de Knorr revela historias y entretelones para conocer cómo nació uno de los platos más versátiles de la mesa argentina.

Para conocer más sobre ese plato que por su versatilidad y practicidad se convirtió en un clásico de la mesa de los argentinos, Knorr elaboró un completo informe en el que, entre otras interesantes cosas, detalla el origen de la sopa.

Primero fue el caldo, luego la sopa y la historia se remonta al Paleolítico, período en el cual nuestros ancestros comenzaron a sumergir vegetales y trozos de carne en agua caliente. De hecho, existen evidencias que proceden de las cuevas de Les Eyzies, en el suroeste de Francia, que muestran que la práctica consistía en colocar agua y alimentos en huecos naturales presentes en las rocas, para luego incorporar piedras previamente calentadas en el fuego para lograr la cocción.

El porqué de esta primitiva costumbre culinaria era la necesidad de ablandar alimentos que eran demasiado duros como para ser masticados en crudo. Pero el hallazgo de los improvisados chefs entonces fue doble: no sólo se amplió la gama y la cantidad de nutrientes que pueden ser incorporados a la dieta, sino que un resultado positivo adicional fue que el agua de cocción tomaba el sabor de los alimentos, y así esos primeros caldos comenzaron a ser bebidos.

La adición de diversos ingredientes y de condimentos fue enriqueciendo los sabores y las texturas de los caldos, dando forma a las sopas. Con el tiempo, las distintas culturas fueron incorporando a la sopa los alimentos que tenían a su disposición, dando lugar a platos arraigados profundamente en la historia culinaria de ciudades, regiones y países. Así han llegado a nuestros días la sopa minestrone y la ribollita, de Italia, el gazpacho español, la sopa avgolemono, de Grecia, o la sopa de miso japonesa.

La sopa es una de las diez comidas más consumidas:

en invierno está presente en el 95% de los hogares argentinos

Existen sí algunos platos que –a veces a modo de anécdota, otras por constituir un jalón en el desarrollo de la gastronomía– son citados a la hora de relatar la historia de la sopa. Los griegos solían beber sopa de carne a la que agregaban cereales, pero es el llamado “caldo negro” que los espartanos elaboraban con sangre de animal mezclada con vinagre, sal y hierbas aromáticas, el que pasó a la historia asociado a la costumbre de que se bebía antes y después de las batallas.

Roma también posee un nutrido vínculo con la sopa. Una sopa de cebada y garbanzos, a la que agregan productos de estación, era el plato que ocupaba un lugar central en la dieta de los pastores. Pero hay historias con nombres propios. Nerón, emperador romano conocido por su afición al canto, consumía un caldo con puerros que, decía, protegía sus cuerdas vocales. Marco Gavio Apicio, por su parte, era célebre por sus suculentas y especiadas sopas cuyo relato llega a nuestros días a través de su obra De re coquinaria, que da cuenta del carácter de comida de lujo que alcanzó este plato durante la decadencia del imperio romano.

Las grandes sopas de la cocina occidental recién harán su aparición a partir del siglo XVI. Francisco I de Francia gustaba de comer potajes elaborados con carnes de caza, que contenían las piezas enteras, hervidas y muy sazonadas. De Enrique IV nos llega una sopa de gallina con ternera, cerdo, cebolla, ajo y perejil, mientras que su primera esposa, Margarita de Valois, dio fama a “le potage à la reine”, sopa elaborada con caldo de gallina, carne deshilada, crestas de pollos, pistachos y granada.

Las sopas instantáneas tienen una larga historia. Los primeros intentos datan de 1680, cuando un tal Martín propuso un procedimiento para fabricar polvos de carne desecada, que recién serían puesto a prueba en 1779, usándolo como alimento para el ejército francés: la experiencia fue un fracaso, al punto que el mal resultado casi causa una rebelión militar. Habrá que esperar a mediados del siglo XIX para obtener mejores resultados: es el Barón Justus von Liebig (1803-1873) quien desarrolló

caldos sintéticos con un valor nutritivo parecido al de carne y un sabor al y un sabor más agradable.

¿Conocías esta historia? También te puede interesar:

• ¿Por qué comemos ñoquis los 29?

• ¿La sandía es como el viagra? • ¿Cuáles son los mitos más populares sobre el mate?

• Los número 1 del mundo gastronómico

#Comidas #Curiosidades

Escorihuela.jpg
banner_durigutti_BODEGA-A-CASA_300x250.g
Aviso-InfoGourmet-brinda.gif
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

InfoGourmet © 2020 Todos los derechos reservados 

Buenos Aires, Argentina