• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

InfoGourmet © 2019 Todos los derechos reservados 

Buenos Aires, Argentina

De la previa al tinto

Desprejuiciados, francos, espontáneos, llanos y directos. Así son los nuevos consumidores de vino tinto. Ese segmento entre 25 a 35 años que las bodegas buscan enamorar. 

 

Y un buen día, alguien decidió llegar un viernes a la noche con un vino tinto. Sobre la mesa, competían el fernet, el campari y el “totín”. Los champagnes (o espumosos) ya habían empezado a ganar terreno entre los jóvenes de 25 y 35 años. Algunos lo bebían sólo y otros le sumaban las bebidas energizantes.

Como si se tratara de un “proceso de madurez”; primero fueron los tragos, después los espumantes dulces y hoy llega el turno del vino tinto. Y las bodegas, conscientes de esta “evolución”, comenzaron a elaborar vinos pensando en ellos.

Pero, ¿qué buscan los jóvenes de hoy? “Muchos ni saben de qué bodegas son, quiénes son los enólogos, de dónde provienen; ellos van a lo más simple: les gusta o no”, responde Ana Lovaglio, Gerente de Marketing de Susana Balbo Wines, una de las mentoras en el cambio de imagen de la línea Crios, de la reconocida enóloga y bodeguera.

En el mismo sentido, Sebastián Goyenechea –quinta generación de la reconocida Bodega de San Rafael que lleva su apellido–, impulsó el lanzamiento de un vino que rompió con la tradición de