¿Qué pasó con el Merlot?

Si bien se trata de una de las cepas más tradicionales del mundo vitivinícola, es una variedad muy maltratada en los últimos años, sobre todo después de la película estadounidense Sideways (Entre copas). ¿Un varietal olvidado? #ReivindiquemosElMerlot

“Por culpa de esa película maldita se dejó de comprar y producir Merlot”, suele afirmar de forma tajante Alejandro Martínez Rosell, enólogo de Bodegas Rosell Boher. Pepe –como se lo conoce popularmente– se refiere a Sideways (Entre Copas en nuestro país). Aunque el film tiene más de doce años, sus efectos aún resuenan en el desprestigio popular.

Con una sola escena, Miles (el personaje llevado a cabo por Paul Giamatti) condicionó para siempre a esta cepa francesa: “Y si quieren un merlot, lo pedimos”, le dice su amigo Jack Cole (Thomas Haden Church); a lo que Miles le responde sin titubeos y enojado: "¡Si alguien pide un Merlot, me voy! ¡Yo me niego a tomar Merlot!". Y así, sin más que eso, las ventas de Merlot cayeron considerablemente en todo el mundo y crecieron las de Pinot Noir, cepa que se encargó de enardecer a lo largo de toda la película.

Pero, ¿por qué si es la base de grandes vinos del mundo, en Argentina no se consume mucho? “Por un tema de tendencia actual, creo que ‘esa película’ le dio al Merlot una sentencia un tanto injusta, que no se merecía y que cuesta repuntar, aunque tiene con qué pelear”, dice Manuel González, enólogo de Bodega Andeluna y da un dato más allá de las ventas: “A raíz de eso se ha reemplazado por otras variedades en cultivo, como Malbec principalmente”.

Según el último informe de Bodegas de Argentina Asociación Civil basado en el Instituto Nacional Vitivinícola (INV), en Argentina actualmente existen 5.850 hectáreas cultivadas de Merlot (224.707 ha total de viñedos); en 2004 (año de estreno de Sideways), en el país había 6.528 ha. de las 207.986 total. Con estos datos, lo que se puede observar fue un crecimiento en cantidad de viñedos cultivados y una baja considerable en la producción de Merlot: Hoy en día, representa sólo el 5% de viñedos del país.

Entonces, ¿la culpa la tiene Paul Giamatti y su diálogo maldito?

“Si bien es cierto que a nivel mundial el Merlot tuvo una mala ‘publicidad’ con la película y mucha gente se prendió a esa idea de que el Merlot era ese vino ‘malo’ o de malos recuerdos, creo que en Argentina los pocos fans tiene que ver más con el gusto general del consumidor”, responde el Ingeniero Agrónomo Leopoldo Kuschnaroff, Enólogo de Bodegas Esmeralda, y aclara: “Acá estamos muy acostumbrados a variedades ‘dulces’ como el Malbec o Bonarda, que tienen esos taninos dulces y redondos; en cambio el Merlot tiene taninos firmes y si no es elaborado cuidadosamente puede ser un vino difícil de tomar”.

En ese sentido, Emilio Abrahan –enólogo de Domaine Bousquet– agrega que el bajo consumo “se debe a una cuestión de falta de difusión y llegar más al consumidor para darle la posibilidad que lo elija y sea una alternativa a las variedades que más se consumen. Hoy existe una especie de modismo y lamentablemente no le ha favorecido demasiado al Merlot en los últimos años”, dice el enólogo y Leopoldo Kuschnaroff se suma al comentario: “Creo que el tema de fanatismos es como toda moda. Mucha gente se acopla a modas sin siquiera saber si realmente les gusta o no la misma”.

¿El preferido de los enólogos?

Al hablar con diferentes Winemakers, casi todos concuerdan que le tienen un aprecio especial a la variedad. “Me gusta elaborar vinos Merlot. Es una cepa muy interesante; dependiendo el viñedo produce vinos muy elegantes. Tiene un perfil que cambia mucho dependiendo del viñedo: Puede ser netamente especiado a perfiles muy complejos que van para el lado de la fruta roja y flores como rosa”, describe Kuschnaroff.

Manuel González cuenta que el Merlot fue la primer variedad de uva que conoció y pudo experimentar en el Valle de Uco: “Desde entonces que tengo un aprecio especial. Dicho lugar es una de las sobresalientes zonas en nuestro país para su producción debido a la altura, tipo de suelo y clima”. Algo con lo que concuerda Abrahan: “En zonas como el Valle de Uco se obtienen vinos de muy buena concentración y aromas especiados que se complementan muy bien con fruta roja y suele predominar la elegancia y equilibrio. En Domaine Bousquet tenemos nuestros ‘secretitos’, como el correcto manejo del oxígeno en la vinificación, extracción, etcétera, lo cual hace aún más interesante cada elaboración”.

Si bien las ventas y la producción bajaron, otro de los efectos que provocó la película fue el fanatismo extremo de los que defiende a rajatabla esta variedad (incluido quien escribe). “No hay lugar de evento relacionado al vino que no me encuentre con alguien que dice ‘amo al Merlot’. Creo que tiene a sus fieles seguidores que posiblemente sean menos que en el pasado aunque en unos años esa cifra aumentará”, dice González y Abrahan ejemplifica: “Si bien no es de forma masiva como lo es principalmente un Malbec o un Cabernet Sauvignon, hay un público que lo elige, sobre todo cuando descubren una excelente relación calidad precio. Lo que venimos viendo en nuestro caso es que va creciendo lentamente su demanda en algunos países, principalmente de Sudamérica, ya que se adapta muy bien al maridaje con distintas comidas”.

Por eso, desde InfoGourmet seguimos con nuestra propuesta al máximo: #ReivindiquemosElMerlot. Para ello, compartimos cuatro vinos para disfrutar de uno de los varietales más castigados injustamente.

Andeluna Altitud Merlot

Un Merlot que proviene de los viñedos más altos del Valle de Uco, Mendoza, a más de 1300 metros sobre el nivel mar. En esas altitudes (motivo de su nombre), los vinos se presentan con mucho color e intensidad aromática, debido –principalmente– a la amplitud térmica entre el día y la noche.

En boca es bien jugoso y persistente; si bien tiene bastante alcohol (más de 15%) no se le siente demasiado al beberlo.

Domaine Bousquet Merlot Reserve

Este Merlot de Domaine Bousquet conjuga la tipicidad de la uva con su estilo bien francés. Con viñedos propios ubicados en Tupungato, Valle de Uco, desde allí elabora vinos orgánicos y es una de las bodegas que lidera el mercado de exportación de este segmento.

Gracias a su paso por barrica francesa y americana durante seis meses, el vino ganó complejidad en aromas y sabores bien redondos en boca.

Casa Boher Merlot

Este ejemplar de Bodega Rosell Boher combina muy bien la madera y el respeto por la fruta del varietal con un paso del 40% del vino durante 8 meses por barrica de roble francés.

Se lo puede ver de color rojo bien intenso con tintes oscuros. En nariz sobresalen los aromas a frutas maduras como guindas y cerezas y en boca tiene buena estructura con taninos suaves, que le da una sensación de dulzura.

Gran Rodas Merlot

Con una excelente relación precio-calidad, el Gran Rodas Merlot de Bodegas Esmeralda es un vino ideal para todos los días. El 20% tuvo un pequeño paso por roble francés de segundo y tercer uso, que se corta con el otro porcentaje elaborado en tanques de aluminio.

Esa mezcla de estilos potencia la fruta de la variedad y un toque de complejidad aportado por la madera.

Escorihuela-Gascon.jpg
Recetas
banner_durigutti_BODEGA-A-CASA_300x250.g
980x100 px.png
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

InfoGourmet © 2020 Todos los derechos reservados 

Buenos Aires, Argentina