Disparadores


Los shots se sirven en envase pequeño. Hay en todas las barras y los jóvenes son sus principales bebedores. Cuáles son sus combinaciones y cómo se toman.

Fotos: Margarita Fractman

Dos amigos sentados en la barra. No son todavía ni las ocho de la noche. Charlan mientras comparten una cerveza. Llega un tercero: abrazo y palmadas en la espalda. Lo mismo cuando llegan el cuarto y el quinto. Cada uno pide una cerveza. Ya son siete los jóvenes hasta que llega el último. Todos se paran y lo abrazan. Uno empieza a cantar el “feliz cumpleaños” y otro le hace una seña al mozo, pero no llegan ni torta ni velitas. El barman prepara ocho vasitos con sus respectivos gajos de limón delante y un salero cada tres. Sirve un tequila especial y los amigos, al unísono y de un trago, beben lo servido. “El shot es como un disparo; sirve para un cambio de actitud”, explica Danilo “Pacha” Betantcourt, gerente del bar y restaurante Congo, en pleno Palermo Hollywood. “Se toma mucho como un brindis entre amigos jóvenes”, agrega. Las bebidas típicas para “shotear” son los clásicos vodka y el tequila, el novedoso Jägermeister y el eterno whiskey. Los ocho chicos dejan la barra y se sientan a la mesa. Continúan su comida con cerveza.

Esta tendencia de “shotear” no es nueva. Las clásicas películas de vaqueros de los años cincuenta muestran al bandido y al sheriff frente al cantinero con un vasito de Bourbon (whiskey estadounidense) antes de cada duelo. Ambos “fondeaban” y partían a la calle para el enfrentamiento. Hoy en día esta escena ya no existe, pero su esencia no cambió demasiado. “Siempre vienen de a par, piden un shot y se van a hablarles a las chicas que están en alguna mesa”, cuenta Diego Noriega, jefe de barra de Godoy. “Es como una forma de liberarse con algo fuerte y rápido”, agrega.

“El shot es como un disparo;

sirve para un cambio de actitud”

En Rusia, allá del otro lado muro –el cual ya no existe, pero sí sus tradiciones–, la bebida típica por excelencia es el vodka. En la fría estepa de Europa Oriental, los shots se toman de la misma forma, aunque por motivos muy diferentes: las bajas temperaturas son la razón primordial por el cual los clientes lo beben de un trago para abrigarse por dentro y luego disfrutar de su cena.

Pero volvamos a la Argentina. “Siempre hay alguno en un grupo de amigos que insiste al resto: es infalible. Siempre hay un provocador al shot”, retrata Pacha. En la actualidad está muy de moda el Jägermeister. “Es un clásico del lugar. También se toma de un trago, pero es frío”, explica. Se trata de un licor alemán con un 35 por ciento de alcohol. Está elaborada a base de 56 hierbas diferentes, es muy común en la ciudad de Wolfenbüttel y hace un par de años que se popularizó en muchas barras porteñas. Su nombre significa “maestro cazador”, aunque en tierra germana suelen llamarlo –en forma de burla– Leberkleister: “hígado de pegamento”. Si se le tuviera que dar una burda descripción, se podría decir que es muy parecido al fernet, aunque más fuerte y se toma puro.

En Grecia y Creta, la bebida originaria es el Ouzo: un aperitivo elaborado a partir de la grapa y con cierto gusto a anís, bebido comúnmente en casamientos y reuniones familiares. Su graduación oscila entre los 37 y 50 grados. Los griegos la beben en estos pequeños vasos de vidrio y lo acompañan con otro, pero de agua bien helada la cual beben inmediatamente después. Si bien esta costumbre no llegó todavía a las barras argentinas, la combinación de dos brebajes sí empieza a hacer su aparición en la noche, aunque de un modo muy diferente: en un shot se sirve una bebida fuerte, puede ser vodka o whiskey, y en un chopp una cerveza. Se tira el vasito dentro del chopp y luego… fondo. La mezcla se hará dentro del esófago.

Pero no todos los shots son bebidas puras y fuertes. Diego Noriega recomienda a sus clientes tres tragos servidos en envase pequeño: Coconet (Absolut vanilla, cointreau y leche de coco), Rock Hevy (vodka, amarula y casis) y Rocas de mar (Absolut mango, Martini bianco y pulpa de maracuyá).

Los ocho amigos festejaron el cumpleaños de uno de ellos. Algunos, antes de salir para meterse en una disco, piden un tercer shot. “A la una de la mañana es cuando más salen los shots; una vez finalizada la comida y comienzan a decidir si se retiran o continúan la noche”, concuerdan Noriega y Pacha. ¡Salud!

#Bebidas #Tragos

Escorihuela-Gascon.jpg
banner_durigutti_BODEGA-A-CASA_300x250.g
Aviso-InfoGourmet-brinda.gif
500x500.png
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

InfoGourmet © 2020 Todos los derechos reservados 

Buenos Aires, Argentina