top of page

Una semana a los besos

Comenzó la Semana de la Dulzura y en InfoGourmet elegimos siete golosinas diferentes para regalar y ganarse un beso cada día.

Desde 1989, del 1 al 7 de julio se “celebra” en el país la llamada “Semana de la dulzura”. La consigna es muy simple y ya sabida por todos: “Una golosina por un beso”. En InfoGourmet no quisimos quedarnos afuera de esta simpática propuesta y armamos una lista de golosinas para estar a los besos los siete días. Gotitas de amor

Es muy probable que sea uno de los nombres más cursis que una golosina podría llegar a tener; sin embargo, estos clásicos caramelos de Billiken son de los preferidos por una generación que hoy ronda los 30 años.

El secreto para comer esta golosina es abrir el paquete por la parte de arriba hasta la mitad, abrir bien grande la boca, echar la cabeza para atrás, alzar las manos hasta la boca y dejar caer muchos: ¡Nada de dar de a dos caramelitos! El bonus: ¡El azúcar que cae al final del paquete en la boca! Cabsha

El creador del Cabsha fue Abracha Benski, un inmigrante ruso-rumano que llegó al país a finales de la década del 40 escapando de la guerra. Benski era hijo de chocolateros y, si bien en Argentina trabajó mucho tiempo en una fábrica textil, su sueño por seguir la tradición familiar siempre estuvo presente.

Y así fue como un día en su garaje del barrio de Belgrano decidió hacer un chocolate con su receta ancestral, pero fusionado a su nueva patria: relleno de dulce de leche. Y así fue como nació la primera golosina en unir chocolate con dulce de leche, hoy ya un clásico de las golosinas.

#ElDato: Su nombre es una deformación de la palabra turca “Japsha”, que significa “Te quiero”. Benski solía decir que su creación sería “la golosina del amor”. Tofi

​Si hablamos de publicidades “melosas”, sin dudas la de Tofi a principio de los 90 se lleva todos los premios. Del slogan “una dulzura especial” nos acordamos mucho, pero ¿quién se anima a cantarla? “…lo que llevamos dentro: sentir, amar, vivir… sólo aprendamos a amar”, seguida de la voz profunda del locutor: “Cuerpo de chocolate, corazón de dulce de leche”.

Con esa publicidad, la marca triplicó sus ventas y se ganó su fama de “EL” chocolate de los enamorados. Una golosina ideal para regalarse entre esas parejas mimosas… bien mimosas. Dos corazones

Y sí, llegamos al punto máximo de melosidad y cursilería en materia de