3° Prix de Baron B: este es el plato ganador

Este año, el ave fue el protagonista principal. María Florencia Rodríguez, con su proyecto El Nuevo Progreso de la ciudad de Tilcara, ganó el premio que reconoce a proyectos gastronómicos.

Esta semana, el “Prix de Baron B - Édition Cuisine” llegó a su fin y el jurado eligió al ganador de esta iniciativa que ya va por su tercera edición. Este premio busca destacar a los mejores proyectos gastronómicos integrales de la Argentina, por su excelencia y su visión transformadora, y contó con la postulación de más de 50 proyectos de todo el país.


¿La ganadora? María Florencia Rodríguez, con su proyecto “El Nuevo Progreso: cocina + arte” de la ciudad de Tilcara. La cocinera fue elegida por el jurado integrado por Mauro Colagreco, Manu Buffara, Richard Geoffroy y Martín Molteni.


María Florencia Rodríguez fue premiada con un corcho bañado en oro tallado por el orfebre argentino Juan Carlos Pallarols. Además, viajará a Francia para realizar una pasantía de una semana Mirazur junto a Mauro Colagreco. De esta manera, se distinguió el trabajo que viene realizando desde hace casi 20 años, cuando llegó desde Buenos Aires a Tilcara para crear este restaurante inspirado en el producto ancestral andino, los pueblos originarios y la multipluralidad de la inmigración.

“El Nuevo Progreso, cocina +arte” se trata de un espacio de experiencias sensoriales múltiples, en el que los productos y las técnicas culinarias locales se fusionan con la innovación y la experimentación. Ofrece un menú basado en el tiempo cíclico, la sustentabilidad y en la cosmovisión andina, utilizando alimentos que provienen de pastores, pequeñas huertas, floricultores y queseros de las cuatro regiones de Jujuy.


EL AVE, EL PROTAGONISTA PRINCIPAL

Este año, el ave fue el protagonista principal de la receta que los cocineros debieron presentar acompañando sus proyectos y maridados por una de las tres variedades de Baron B.


El plato que presentó para concursar es tamal de gallo y maíz morado, fondo de kalapurca, milpa y flores, maridado con Baron B Extra Brut. Según explicó, eligió el tamal porque representa a Jujuy, lo cotidiano y lo festivo; la kalapurca es una sopa que se cocina con piedras calientes, y ella la hizo con charqui de gallo, chuño, yuyos y molle.

En tanto, la milpa representa el policultivo mesoamericano, la rotación y lo sustentable, aquí está presentada en una crema cítrica de habas, milpa de locoto, cayote, hígado y semillas de zapallo; el plato también contiene flores y brotes, que indican la vida y los colores de la quebrada, incorporadas en un crocante de quinoa y maíz.


A esta instancia también llegaron Paula Chiaradia, desde Trevelin, Chubut, con su proyecto “Fonda Sur”, restaurante sin carta y en el que la naturaleza y su cambio de estaciones impone el ritmo tan particular de la cocina patagónica.


También lo hizo Saúl Lencina, de Posadas, Misiones, creador de “Poytava, cocina misionera”, basado en la cocina guaraní, la recolección del alimento silvestre, la huerta, fusionándola con las diferentes culturas que poblaron alguna vez la región.

Escorihuela-Gascon.jpg
Recetas